Aprovecha al máximo tu Guante Nane

Disfruta del vapor de una ducha caliente para relajarte. Cuando lleves 5-10 minutos tu piel se habrá suavizado y estará preparada para la exfoliación. Cuanto más suave esté, mejor.  

Apártate de la caída directa del agua.

Humedece el guante y haz masajes circulares con él sobre tu piel. 

Verás como empiezan a desprenderse pieles muertas, entonces es cuando empieza la renovación celular. 

Habrá ocasiones donde haya más producción que otras, no te preocupes. El proceso de regeneración empieza igualmente.

Te recomendamos que hagas este proceso una vez a la semana. Además de ser fantástico para tu piel, es importante que te dediques un tiempo para tí misma. Este masaje te ayudará a relajarte y es un buen momento para disfrutar de un momento de relajación y conectar contigo misma. 

Evita exfoliar heridas, acné irritado o quemaduras por exposición al sol.

Si tienes zonas un poco más rebeldes, no dudes en dedicarles un poquito más de atención. 

No utilices jabones ni aceites en este proceso. 

Cuando hayas acabado podrás aplicar tus productos favoritos, tu piel los absorberá mucho mejor y te lo agradecerá también. 


PREPÁRATE PARA BRILLAR COMO NUNCA  POR DENTRO Y POR FUERA.